Alguna vez fui “De Chocolate”

Confieso que esta entrada la traigo en la cabeza desde hace días, semanas quizá y en gran parte es el origen de este pequeño proyecto…

Durante un buen tiempo, desde el 79 hasta, digamos el 95, fui el menor de la familia Padilla, el primo más chico, el que podían obviar en los juegos, al que no elegían en los equipos, en fin, era el de “chocolate”.

Cuando jugaba con mis primos, tres, seis, nueve años mayores que yo, ni me tomaban en cuenta, salvo para que les prestara una pelota, pues el patio de mi edificio era generalmente el campo de juegos.

Pasaron los años y a mis primos les parecía gracioso recordar las anécdotas del “de chocolate”.

Al pasar los años, 33 para ser exactos y el llegar de mi primera gran depresión (con amor perdido incluido), comprendí que la mayoría de mis problemas mentales, de estima y demás, se los debía a esos bellos individuos que inocentemente decían que en los juegos “era de chocolate”…

Y es que ser de chocolate implica que eres al que no encantan cuando juegan encantados, al que no tocan cuando juegas a las traes y al que no buscan en las escondidas, en fin, creces con la firme idea de que eres invisible.

Tardó, pero llegó el día en que tras casi dos años de terapia, dejé de ser de chocolate, dejé de ser invisible… Mi colmo es que creo que ahora me doy a notar de más… Cuestión de enfoques…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s