La mala ortografía 

A mi moka blanco con leche deslactosada y sin crema batida aún le quedaban unos sorbos y no quería que se terminará por dos razones.

La primera es que la plática estaba muy buena, la segunda, al Cielito de la esquina de Dolores e Independencia acababan de entrar al menos una docena de gringos a tomar algo mientras pasaba la tormenta.

Así que levantarme de mi mesa no era opción…

Desde siempre tengo la cualidad de llevarme muy bien con mis ex jefes y Claudia no es la excepción.

Cada tanto nos reunimos para recordar tiempos en Impremedia y platicar del presente y el futuro.

Le platicaba de mi último ex jefe, de sus razones inventadas para correrme y cumplirle a su socio el capricho de contratar a un amigo suyo en mi lugar.

“El tipo me hizo una especie de juicio… Cuando se le acabaron las razones, se sacó de la manga que tengo muy mala ortografía”, le contaba.

Claudia me miró y soltó una carcajada. “¿Tú, mala ortografía?, por favor”.

A Claudia la conocí en mi ahora penúltimo desempleo, Sara, buena amiga, ex compañera de la Septién me recomendó para entrar a Latinweb, agencia digital que le vende contenidos a Impremedia y de la que Clau es editora en jefe.

Me entrevistó y me aplicó el acostumbrado examen. Todo salió bien y unos días más tarde ya hacía mis primeras notas para latinos que viven en EEUU.

En la retroalimentación del examen, me dijo que mi prueba de ortografía no tenía error alguno. Fue el tercero en el que lo lograba, dos años antes en El Universal y después en Reforma.

Tampoco digo que sea infalible, pero la materia se me da. 

Obvio por un tiempo sufrí con ella, sobretodo en la universidad, ahí era otra amiga, Jennifer -no la del estero- quien se encargaba de darme latigazos para corregirme.

Lo más curioso de todo esto, es que quien me acusó de tener mala ortografía, aún no se entera que su propio apellido lleva acento en la “i”.

He llegado a la conclusión que la ortografía refleja mucho más que un desarrollado hábito de la lectura.

También refleja la concentración e interés que la gente pone a la escritura, incluso creo que revela cierta vanidad y por qué no, hasta el respeto para quien nos lee.

En fin, creo que no es tan difícil escribir de forma correcta, que no es lo mismo que “escribir bien” que de eso ya hablaremos después. 

La ortografía finalmente amigos -citando al absurdo acusador- “no es rocket science brou”. 

Anuncios

Un comentario en “La mala ortografía 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s