En el metrobus 

Esta maravilla de transporte que corre por Insurgentes permite tantas historias que quizá la vida no alcance para recopilarlas de una manera decente. 

Tengo un buen amigo -Elías- que escribía historias que ocurrían en el trayecto de este doble y a veces triple autobús. 

Yo también he visto cosas que muchos que van cómodamente en sus autos no entenderían. Cultura del transporte público que no es para todos.

Hace unos días, en realidad noches encontré a alguien que hace años consideré fuera de mi vida. 

Me sentaba -sí, a veces hay asientos libres- y me disponía a colocarme los audífonos cuando escuché una vocecita, “¿Javier?”, preguntó ella. 

Verla me trajo recuerdos de hace muchos años, buenos y malos.

Recorrimos la línea desde Villa Olímpica hasta la Gloriera de Insurgentes poniéndonos al tanto de lo que el último lustro trajo para cada uno y aquellos con los que convivíamos cada día.

No lo niego, algunas preguntas fueron incómodas y las respuestas más, pero al final del viaje habíamos recuperado un poco de lo que se fue en una estupida discusión hace cinco años.

Sí, el metrobus a veces sirve también para recuperar amistades o al menos para cerrar algunos temas abiertos. 

Quizá pronto contacte a esas otras amistades que perdí en ese periodo, pes valían la pena. 

O quizá no… 

(Para el registro: Escribo esto mientras me tambaleo en el metrobus con dirección a El Caminero)

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s