El poder de los influencers

Este texto lo escribí hace unos meses con diferentes propósitos, pero igual lo comparto; Hago esta advertencia ante la probable falta de actualidad del presente:

La influencia en las redes sociales es quizá uno de los temas más interesantes y también de los menos investigados.

Las redes sociales, específicamente el Twitter, son el mejor ejemplo de cómo la presencia de los llamados “influenciadores” puede cambiar la forma en la que los demás usuarios ven las situaciones cotidianas.

Pero primero debemos definir lo que es un “influenciador“ (influencer en inglés).

Para ponerlo en términos sencillos, un influenciador es para las redes sociales lo que un líder de opinión es para los medios tradicionales, lo mismo, pero no igual.

Ahí es en donde está el error de muchos: Creer que su influencia en el mundo “normal” los hará poderosos en redes sociales, grave error.

Primero que nada, las redes sociales son un gran pastel que se dividió mucho tiempo antes de que los usuarios comunes -y ahí incluyo a los líderes de opinión de medios tradicionales- se dieran cuenta de la trascendencia de Twitter o Facebook.

Los influencers son generalmente jóvenes que estuvieron ahí desde el inicio de estos medios, que saben qué contenidos son los que le interesan a los usuarios cautivos de las redes sociales, los que prácticamente inventaron el lenguaje que hoy vemos en ellas.

Impulsores de temas, de “hashtags”, son ellos los que pueden construir o destruir reputaciones. Son ellos los que han hecho que los errores de los “líderes de opinión” de otros medios se conviertan en burlas masivas, conocido como “trolleo”.

Los influencers reales son aquellos que cuentan con miles, a veces cientos de miles de seguidores, con la particularidad de que éstos son reales, por lo que para las empresas, e incluso políticos, tener a uno o varios de ellos de su lado, puede ser un capital importantísimo.

Este tipo de influencers no caen en juegos como el “follow-back” que ellos inventaron, no dan retuits y su cantidad de seguidores es mucho mayor al de los que ellos siguen, la situación es simple: Mantienen sus cuentas puras y creíbles.

Para ellos, ser contratados por una empresa o cualquier agencia para participar en una campaña, se convierte en una forma de vida… Miles de pesos, intercambios de productos.

Muchos pensarán que esto no es posible, pero lo es por un hecho simple. Al tener cuentas limpias en cuanto a seguidores “reales”, el impacto de un mensaje de cada uno de ellos es total, le llega a un público específico de inmediato, algo que ni la prensa, ni el cine, ni la televisión, pueden asegurar.

Este tipo de impacto es lo que las empresas y los políticos buscan. 

Estos influencers son el “arma secreta” de las futuras campañas políticas, pues en sus manos estará la reputación de quien desee un puesto de elección popular y más aún, la difusión de sus ideas.

Así pues, tener miles o millones de seguidores en Twitter o miles de amigos en Facebook, no sirve de nada si se quiere tener una ganancia, ya sea económica o política, siempre será necesario tener de su lado al menos a unos cuantos de estos influencers.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s