Cosas que te hacen sentir vivo

No es que alguna vez sintiera que no lo estaba, pero sí, alguna vez me identifiqué con aquel extranjero de Camus que parecía no sentir nada por nada, cosa que me mortificaba bastante.

¿Cómo era posible que alguien que viene de un entorno terriblemente sentimental, simplemente no tuviera nada dentro? 

¿Era eso posible?

Para Albert Camus es posible, para mí, no. 

Lo cierto es que no sentía nada porque no encontraba razón para hacerlo, aunque esto se contraponga. 

No sentía nada porque no había pasión en lo que hacía, hasta, que me encontré frente a frente con un micrófono. Ahí la cosa cambió. 

Ya no era más un extranjero en mi propio mundo, era alguien que pertenecía a algo y que además, creció con el privilegio de tener una buena voz, modestia aparte. 

Por años el micrófono fue mi mundo, aunque no con pocos obstáculos que fueron desde aprender a respirar y a ocultar que no puedo pronunciar la “r”.

El micrófono y yo nos separamos en 2011, tras mi paso por MVS, aunque tuvimos esporádicos encuentros que eran más que felices. 

Este año, con motivo de los Juegos Olímpicos me encontré de nuevo con mi más grande amor, ese que aunque lejos, lo implica todo, ese que me hace sentir vivo.

Hoy, alejados de nuevo, espero por poco tiempo, no puedo sino hacer mías las felicitaciones por el Día del Locutor y al mismo tiempo, responderlas y extenderlas a todos los que usan su voz como herramienta de vida. 

Felicidades a todos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s