De las almas…

Para ti…

Lejos de lo que creemos, las almas tienen conciencia propia, historia y libros escritos que como diría el maestro Atahualpa Yupanqui, nos negamos a leer.

Pero las almas sí saben su historia, su pasado forjado a través de tantas y tantas vidas.

Y entre ellas se poseen.

Partes pequeñas, porcentajes altos, pero entre ellas se han robado partes a lo largo de cada una de sus vidas.

Así, cuando un alma reconoce a aquella que en una vida pasada le fue importante, de inmediato siente la necesidad de estar cerca, cómo amigos, parejas, familiares.

Pero hay otro círculo, el de los grandes amores, los amantes eternos, almas que se han poseido siempre, que caminan juntas vida tras vida.

Esas almas se llaman entre ellas, cuando una sufre, busca a su compañera eterna en forma de lo que conocemos como presentimiento humano.

Cuando un alma llama a la otra, la persona física experimenta nerviosismo, miedo, ansiedad, necesidad de buscar a la otra persona física, o bien, menos dramático, con recuerdos en común.

Sin embargo, aunque quisiera, pues ella conoce a su ideal, el alma no puede influir en las decisiones más allá de lo que la razón logra, por ello, aunque sufra y llame a su compañera, las decisiones de la persona física podría separarlas de nuevo, quizá un tiempo… quizá hasta otra vida.

(Quería la versión de Atahualpa, pero esta servirá)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s