Crema de estrellas 

Los malos momentos unen a las personas o al menos las hacen aparecer… 

Desde que la vi supe que debía abrazarla, el momento lo ameritaba.

Fue un abrazo sincero y eterno, aunque apenas duró unos breves instantes, suficientes para escuchar de nuevo su respiración en mi oído y esa exhalación que tanto pensé.

Recordé cómo llegó a mi vida, desde esa primera visión, hasta la última sonrisa mientras ese telón bajaba frente a nosotros.

Lo recordé todo y hablamos de todo, como hace años no hacíamos…

Y vino a la memoria esa noche y cómo llegó, en qué momento y con qué actitud y también sus huidas, desapariciones y nostalgias, sus celos, sus berrinches y mi risa mientras ella me buscaba pleito.

La escuché hablar de sus viajes, sus anécdotas y vi de nuevo esa sonrisa perfecta… 

Miró mis ojos rojos, esos que nadie más ha visto jamás… y todo durante un abrazo eterno que duró apenas unos instantes. 

“Una crema de estrellas parece cubrirlo todo, en mi constelación…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s