Reflexión de una noche extraña 

Insomnio de nuevo, impulsos que aparecen frente a mi y ansiedad por saber de ti, por conocer tus sueños, quién está en ellos y hacia dónde avanzan. 

Ganas de saltar a la calle, irte a buscar y darte ese abrazo que nunca negaría, ese beso que tantas noches raras, como esta, he tenido que tragar. 

Pureza. Sabes que odio a las hadas, una de ellas me robó parte de mi pureza, por ello no creo en cuentos pero sí en finales felices, sin embargo, cada noche lo que queda de ella viaja hasta ti, para abrazarte, para velar tus sueños. 

Pese a todo, el insomnio solo es mío, por eso estas últimas líneas antes de expulsarlo:

“Que las estrellas iluminen tus sueños y la luna tu camino… y que ese camino sea el que te lleve a casa”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s