Entre una sonrisa, una mirada, una foto y una mente 

Ya antes lo he dicho: “mi deporte extremo favorito es enamorarme de una sonrisa”.

No tengo una idea muy clara de porqué ocurre esto, supongo que en mi mente retorcida una sonrisa perfecta es sinónimo de pureza, de valor y de sinceridad.

Supongo que en ella reflejo la bondad del mundo, o al menos de la persona en cuestión. 

No lo puedo evitar, una sonrisa me hace perder la concentración, la cordura, hace que las rodillas me tiemblen.

Y después llega la foto perfecta, con la mirada perfecta y la sonrisa perfecta, y si además quien aparece tiene la mente perfecta, es todo un póker. 

Ahí es donde el deporte extremo se vuelve mortal, enamorarse de una sonrisa es peligroso, pero de la mente que es dueña de la sonrisa, la foto y la mirada, eso, es otra cosa.

Un peligro que solo alguien como yo estaría dispuesto a afrontar. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s