De imposibles que existen y no

Dicen que “nada es imposible” y quizá sea cierto o en realidad solo sea optimismo en extremo.

Muchas veces sabemos que algo no va a pasar por mucho que nos esforcemos, pero eso no nos hace detenernos.

Hay quien cree que picar piedras y removerlas milímetro a milímetro puede traer logros y a veces los trae… para alguien más.

La experiencia nos ha enseñado que el realismo es mejor que el optimismo y aún así optamos por el segundo y más si de cierta manera nos hace felices.

En estos años he visto miles de imposibles volverse realidades para varios, para muchos, aunque no siempre o más bien he de decir que muy pocas veces para mi.

Al final siempre existe el temor a que el camino allanado le sirva a alguien más para transitarlo de manera más sencilla.

Decir que “nada es imposible” puede ser realista y no optimista cuando el objetivo tiene las mismas intenciones, si no, no hay caso.

Lo curioso es que aunque cada vez el grado de dificultad aumenta, que las ventanas abiertas en realidad son solo rendijas, el optimismo sigue ahí.

Al final, todos queremos hacer cosas imposibles…

Imagen: Chris Schoonover

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s