De lealtad y fidelidad

Para algunos son sinónimos, pero es algo totalmente falso, la fidelidad es directamente hacia una pareja y la lealtad puede ser a una causa, un grupo, un objetivo… a nosotros mismos.

Serle infiel a una pareja no refleja por sí mismo falta de lealtad, aunque muchos confunden el hecho con que el infiel jamás deja a la pareja oficial, no, eso se llama comodidad (o ganar-ganar).

La lealtad es otra cosa, es saber quién eres y para dónde vas, tiene más que ver con un compromiso (con quien sea) y que normalmente no tiene regla alguna escrita.

La novia (o el novio) que se va cada fin de semana a una ciudad vecina a ver a su familia y termina de fiesta con alguien más, no es desleal, solo es infiel.

Y aunque la lealtad parezca un pretexto para hacer lo que uno quiere -siempre que no falte a lo que es correcto- en realidad no lo es.

Ambos asuntos van de la mano, hablando de pareja, la lealtad no te dejará ser infiel, hablando de proyectos, la lealtad te dará triunfos y satisfacciones.

Hablando de uno mismo, la lealtad debe ser inquebrantable.

En términos simples, un infiel no siempre es desleal, pero alguien sin lealtad no conviene tenerlo cerca, jamás.

Imagen: Daveed Benito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s