El dolor, esa opción tan placentera

A nadie le gusta sentir dolor, a nadie le gusta ser lastimado, a nadie le gusta la depresión, la tristeza, el drama.

A nadie le gustan los días para recuperarse, las terapias, las borracheras en nombre de, las malas caras de los amigos.

Pero lo que menos nos gusta, es saber que el dolor lo elegimos, y lo hicimos desde un principio.

No nos gusta, odiamos saber que el dolor está ahí porque nosotros tomamos una decisión equivocada.

Porque hay miles de razones para abrirle la puerta de nuestra vida a alguien que nos lastime, pero al final, la llave sigue en nuestro bolsillo.

Cuando todas las personas que nos quieren nos advierten que vamos por mal camino, un día, un minuto deberíamos tomarles la palabra.

Todo sea por no sufrir, por no querer en vacío y de forma unidireccional, por no lanzarnos contra la pared.

Todo sea por nosotros mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s